Publicidad

Aerolíneas tratan de poner vuelos al día en Nueva York

Pasajeros en el aeropuerto de Newark

Pasajeros varados por la tormenta de nieve esperan en los aeropuertos

- Getty Images

NUEVA YORK (AP) - Viajeros varados a causa de una enorme tormenta de nieve en el nordeste de Estados Unidos comenzaban a tener esperanzas el miércoles, cuando las labores de limpieza progresaron y las aerolíneas trataban de sacar los vuelos retrasados.

La mayoría de los vuelos en el Aeropuerto Newark Liberty de Nueva Jersey estaban despegando y aterrizando de acuerdo con el calendario. Continental Airlines dijo en su portal en la internet que sus operaciones en Newark se estaban acercando a la normalidad, pero que aún había algunas cancelaciones y retrasos.

En barrios en la ciudad de Nueva York, donde centenares de autobuses y decenas de ambulancias quedaron varadas en bancos de nieve, calles no despejadas seguían afectando el servicio de autobuses el miércoles por la mañana. Funcionarios municipales esperaban tener las calles limpias para más tarde en el día.

"Es una situación mala y estamos trabajando para resolverla", dijo el alcalde Michael Bloomberg. Unos 1.000 vehículos habían sido sacados de tres importantes autopistas del área de Nueva York, dijo el alcalde.

Se reportaron retrasos el miércoles por la mañana en el aeropuerto internacional Kennedy, de Nueva York, donde al menos tres aviones _ dos de Cathay Pacific y uno de British Airways_ estuvieron varados con sus pasajeros en la pista por más de siete horas el martes en espera de la apertura de puertas de embarque.

El aeropuerto seguía lleno de pasajeros con teléfonos celulares y laptops tratando de cambiar reservaciones de vuelos y hoteles. Las colas ante los mostradores de alquiler de autos, transporte terrestre y equipaje perdido seguían siendo largas.

Más de 5.000 vuelos fueron cancelados en los tres principales aeropuertos de Nueva York _ 1.000 de ellos el martes.

En Nueva York, el servicio de trenes, plagados por problemas en las señales y corto circuitos, estaba mejorando, pero no había regresado a la normalidad, días después de la tormenta. El Long Island Rail Road, el sistema mayor de trenes suburbanos de la nación, tenía funcionando solamente siete de sus 11 líneas.

Publicidad

Publicidad