Publicidad

Posible reduccion a servicios

f

- Getty Images

Pasajeros afectados

NUEVA YORK - La salud económica del país continúa generando preocupaciones, por lo que la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA por sus siglas en inglés) anunció que eliminará la herramienta gratuita para el pago de peaje rápido (E-Zpass) que utilizan las agencias de la ciudad de Nueva York.

Además los servicios de transporte del tren subterráneo, autobuses y trenes suburbanos del área tri estatal, sufrirán recortes presupuestales del 4.5% con fines de aliviar el déficit estimado de $900 millones, según los funcionarios de la oficina.

La junta de la Autoridad Metropolitana de Transporte llevó a cabo una votación en la que se aprobó, siete contra seis, la eliminación del pase gratuito de peaje con el que cuentan  varias agencias de la ciudad.  

Los recortes a otros servicios de transporte podrían ser inevitables si la institución no recibe fondos suficientes por parte del estado y la ciudad o si la crisis económica se profundiza significativamente, afirmaron los funcionarios de la MTA.

Esta oficina había propuesto alzas a las tarifas en trenes, autobuses y peajes que entrarían en efecto a partir de julio, aunque no se ha mencionado la cantidad estipulada para el incremento.


El director financiero del MTA, Gary J. Dellaverson, exhortó a las agencias líderes de la institución, incluyendo el New York City Transit, encargado del transporte subterráneo y autobuses, y a la Metro-North Railorad, la cual transporta miles de pasajeros diariamente desde los suburbios, a crear presupuestos alternos en caso de que la economía se debilite más de lo predicho.

El vocero de la MTA, Jeremy Soffin, declinó anunciar como se harían los recortes de 4.5% a los egresos, pero un recorte de esta cantidad al presupuesto total que se proyecta ser de $9.7 mil millones equivaldría a $437 millones.

“Este es un ejercicio en caso de una situación hipotética. Es muy preliminar”, dijo Soffin.
 
Los recortes suponen afectar primero los gastos a nivel administrativo y posteriormente los gastos que afectan directamente a las operaciones, lo cual puede resultar en reducciones a los servicios de transporte público, dijo Dellaverson a la agencia AP.
 
“Es obvio que tenemos un gran déficit, y si no contamos en el apoyo de nuestros socios financieros, todo queda sobre la mesa. Pero recortes al servicio será lo último sobre la mesa”, agregó.

En julio, la MTA anunció el déficit proyectado de $900 millones y pidió al estado de Nueva York y a la ciudad contribuir con $300 millones adicionales al presupuesto. Sin embargo, los funcionarios declararon una crisis propia en los gobiernos por lo cual no otorgaron fondos adicionales.

El gobernador de Nueva York, David A. Paterson, apuntó una comisión encabezada por Richard Ravitch, ex presidente de la MTA, para recomendar soluciones de largo plazo respecto a los problemas financieros que vive la institución. Se espera que las recomendaciones estén listas para diciembre, poco antes de la fecha límite que tiene la MTA para mejorar el presupuesto del año entrante.                            

El asunto será debatido por la Junta Ejecutiva de la Autoridad Metropolitana de Transporte el próximo miércoles.

Publicidad

Publicidad