Publicidad

Los ataques del 11 de septiembre de 2001 desviaron los avances del plan migratorio

Ataques del 11 de septiembre de 2001

Los ataques terroristas del 9/11 causaron unos 3 mil muertos y el estancamiento de una reforma migratoria comprensiva para legalizar a millones de inmigrantes indocumentados.

- AFP

Encuesta

Reforma migratoria

¿Cree usted que habrá reforma migtratoria en 2011?

No Los polìticos sólo buscan el voto hispano No, aumentarán las deportaciones
Resultados
Se revelan secretos del 9 de septiembre

FOTOS:  Se revelan secretos del 11 de septiembre

Ver fotos
lackawannasix-532ff0428c948ce175d3c7ec0670d01f.jpg

FOTOS:  Los ataques terroristas en Estados Unidos

Ver fotos
Décimo aniversario 9-11

FOTOS:  10 años despúes del 9/11; ¿Qué ha pasado?

Ver fotos
Fuselaje, pruebas y recuerdos: Los restos del 11 de septiembre de 2001

FOTOS:  Los restos del 11 de septiembre de 2001

Ver fotos
2010, deportaciones récord

FOTOS:  2010, año récord de deportaciones en EU

Ver fotos

Descarriló la reforma migratoria y cambió la actitud del país hacia los extranjeros


Los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 transformaron el debate y la aplicación de las leyes de inmigración y la actitud del país hacia los inmigrantes, contribuyó a hundir las oportunidades de cualquier reforma migratoria durante al menos una década y creó la imagen de un nuevo Estados Unidos menos abierto a los extranjeros.

ESPECIAL: Décimo Aniversario del 9/11

Lo anterior es la conclusión del análisis de todas las leyes y políticas que se llevaron a cabo inmediatamente posterior al 9/11 y el análisis de expertos y observadores en el campo político sobre lo ocurrido en la última década.

La sombra de las amenazas a la seguridad nacional, tras ataques realizados por terroristas que entraron con visas legales al país, se confundieron una y otra vez con las fronteras y la presencia de indocumentados.

Falsa seguridad

"El efecto fue profundo, tanto sobre la política migratoria como sobre los inmigrantes", analizó el profesor Stephen Yale Loehr, profesor de la escuela de Leyes de Cornell University.

"Lo que pasa es que nuestro gobierno comenzó a usar las leyes de inmigración y el sistema de visas para combatir el terrorismo en vez de usar un marco antiterrorista de la ley y le dio a la nación un falso sentido de la seguridad".

Inmediatamente después de los ataques, cometidos por 19 secuestradores de varios países árabes (Arabia Saudita, Líbano, Egipto y Emiratos Árabes), todos los cuales entraron al país y permanecieron aquí con visas legales, el gobierno de los Estados Unidos y el Congreso, comenzó a hacer cambios en las leyes, abriendo el camino para profundas reformas en los años que siguieron.

Cambio de frente

"Probablemente el cambio simbólico más grande fue la completa reorganización de las instituciones del gobierno que se ocupaban de regular la inmigración", indicó Idean Salehyan, profesor de ciencias políticas de la Universidad de North Texas y experto en leyes migratorias y asilo político.

De tener una oficina (INS) que se ocupaba de temas migratorios dentro del Departamento de Justicia, se creó el gigante Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y dentro de este se crearon varias agencias para lidiar con inmigración como el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) ,el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de los Estados Unidos (USCIS) y la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y otras".

Así, inmigración pasó de estar en el marco de la justicia en general al marco de la seguridad nacional, con la consecuencia de que ya no eran sólo los países árabes o los del Medio Oriente los que estaban "bajo sospecha" tras el ataque, sino todos los extranjeros que podían entrar al país a "hacer daño" o los que estaban aquí indocumentados.

La reforma migratoria

Al mismo tiempo, toda conversación para una reforma migratoria integral, que había venido progresando con la elección en 2000 del presidente George W. Bush se paralizó por completo. Hay que recordar que en los meses anteriores al ataque terrorista, Bush y el presidente Vicente Fox de México habían venido sosteniendo reuniones de alto nivel para encontrar puntos de coincidencia y avanzar la discusión de una reforma migratoria legislativa en los Estados Unidos.

"No tenemos una bolita de cristal para asegurarlo, pero creo sinceramente que esas reuniones hubieran resultado en un movimiento muy positivo hacia algún tipo de reforma migratoria", indicó la profesora Maryelen Fullerton, de la escuela de Leyes Brooklyn.

"Sin duda que siempre existieron y existirán las fuerzas políticas que se oponen, pero también es cierto que después del 9/11 estas pudieron endurecer el debate radicalmente".

Seguridad nacional

Además, el Congreso de Estados Unidos comenzó a actuar rápidamente. No es correcto decir que las leyes de inmigración se "paralizaron" durante esos años: entre 2001 y 2006 el Congreso y el presidente Bush aprobaron seis medidas que incluyeron el reforzamiento de los límites a la entrada o estadía de inmigrantes.

La primera de ellas fue presentada ante el Congreso ocho días después de los ataques con el nombre de Ley antiterrorista de 2001 y luego la Ley Patriota, una controversial medida que amplió los poderes del gobierno para investigar a ciudadanos y extranjeros.

Dicha ley fue aprobada e incluyó renovada autoridad gubernamental para recoger inteligencia doméstica, combatir el financiamiento terrorista y facilitar la deportación de "sospechosos" terroristas, incluyendo la detención indefinida de no ciudadanos en determinadas categorías.

Fichaje de visitantes

Pocos meses después, el Congreso aprobó otra ley: Acta de Seguridad fronteriza mejorada y reforma de visas (EBSVERA), esta ley creó un nuevo sistema hoy conocido como US-VISIT que requiere que todo extranjero que entra al país sea registrado con todas sus características biométricas, además de imponer más requisitos en los controles de estudiantes extranjeros.

En 2005 vino también la ley Real I.D que entre otras cosas estableció nuevos estándares federales para las licencias de manejar de los estados, incluyendo la regla de negar licencias de inmigrantes indocumentados (exigencia federal que antes no existía).

El entrar como visitante, estudiante o trabajador temporal con visas de no residente, la legalización e incluso el proceso de naturalización se volvió más largo y complicado, en particular porque se requirieron chequeos de antecedentes mucho más severos que los que se llevaban a cabo antes del 9/11.

Esperas interminables

"Miles de inmigrantes, potenciales asilados y refugiados tuvieron que esperar mucho más tiempo para entrar a los Estados Unidos", indicó el profesor Yale Loehr. "También se instituyeron programas de registro especiales de entrada y salida a ciertos nacionales de 26 países, que pocos años después se eliminaron por no tener verdadera efectividad".

En 2005 el Congreso de Estados Unidos se embarcó en lo que hasta ahora fue el último gran intento de atacar el tema de la reforma migratoria en forma integral, y los expertos creen que el ambiente posterior al 9/11 tuvo mucho que ver con los resultados –amén de las elecciones de medio período de 2006, que pusieron presión sobre muchos congresistas.

Un reporte del Instituto de Política Migratoria (MPI) publicado esta semana, señala que el 9/11 ayudó a radicalizar una visión pro-ejecución de la ley y contra cualquier beneficio para los inmigrantes que resultó en la aprobación del restrictivo proyecto HR 4437 en la Cámara de Representantes en 2005 (mejor conocida como la Ley Sensenbrenner, que produjo las famosas marchas pro immigrantes de esa época) y luego el fracaso en 2006 y 2007 de los intentos de reforma migratoria integral.

Debate estancado

"Todo tipo de reforma migratoria integral se dejó de lado durante este período de tiempo, víctima del cambio en actitud después del 9/11", dijo Doris Meissner, directora del Programa de Política Migratoria de MPI y ex comisionada del INS durante el gobierno de Bill Clinton.

"Hemos escuchado una y otra vez que las leyes que se han aplicado desde entonces hacia los inmigrantes tienen el propósito de proteger la seguridad nacional, cuando la verdad es que tienen que ver con control migratorio principalmente", concluyó.

Publicidad

Publicidad