Publicidad

11 de Septiembre: El día en que miles de personas se evaporaron en Nueva York

El día que el mundo cambió por completo

El día que el mundo cambió por completo

El 11 de septiembre de 2001 comenzó como cualquier otro día. Pero todo cambió a las 8:46 a.m. cuando el primer avión de pasajeros impactó la Torre Norte del World Trade Center para dar inicio al peor ataque terrorista de la historia.

Getty Images
Décimo aniversario 9-11

FOTOS:  10 años despúes del 9/11; ¿Qué ha pasado?

Ver fotos
La Zona Cero vista desde el espacio

FOTOS:  La Zona Cero: Antes y Después del 9/11

Ver fotos
Cifras del 9 11

FOTOS:  Las cifras detrás del 11 de septiembre

Ver fotos
Las históricas fotografías del 9-11

FOTOS:  El 11 de septiembre de 2001, minuto a minuto

Ver fotos
lackawannasix-532ff0428c948ce175d3c7ec0670d01f.jpg

FOTOS:  Los ataques terroristas en Estados Unidos

Ver fotos
El impacto del 9/11 en los neoyorquinos

FOTOS:  El impacto del 9/11 en los neoyorquinos

Ver fotos

NUEVA YORK - "El cuerpo humano es muy frágil y creo que mucha gente realmente desapareció", cuenta Mechthild Prinz, directora del Departamento de Biología Forense de Nueva York al referirse a los atentados del 11 de septiembre de 2001, un caso "único" ya que más de mil personas se evaporaron en el centro de Manhattan sin dejar rastro alguno.

Prinz, una bióloga alemana de 53 años, encabeza el equipo que trata de identificar a las 2,753 víctimas mortales que dejaron los ataques contra las Torres Gemelas.

De ese total, los forenses solo han logrado identificar a 1,629 víctimas, lo que representa una tasa del 60 por ciento, en el marco de un trabajo apenas interrumpido durante algunos meses en 2005.

En una entrevista con la Agence France Presse en el edificio del Departamento de Salud e Higiene Mental de la ciudad de Nueva York, la doctora Prinz explicó el misterio de la desaparición de todas estas personas y otras cuestiones vinculadas con las víctimas del 9/11:

Pregunta - ¿Es la primera vez que se ve confrontada con este tipo de situación?

Respuesta - Sí. Creo que es un caso único porque hay desastres en los que no se puede encontrar a la gente, por ejemplo luego de un tsunami, cuando muchas personas son arrastradas por el mar. Pero hay una explicación. Aquí no la hay, sabemos dónde estaba la gente y quiénes eran. Todas estas personas tiene un certificado de defunción.

P - ¿Qué fue lo que ocurrió entonces?

R - A raíz del poder destructor del colapso de las torres y el combustible de los aviones que estuvo ardiendo durante semanas en el lugar, la mayor parte de los restos fueron cremados.

Recolectamos un total de 21,817 restos, por lo que obviamente puede imaginarse que los cuerpos de muchas personas quedaron fragmentados en varias partes. Y teniendo en cuenta que desde entonces no hemos identificado a más de mil personas, algunas de ellos han desaparecido. El cuerpo humano es muy frágil y creo que mucha gente realmente desapareció. Fueron literalmente cremados.

P - ¿Han hallado restos de gente que no estaba en la lista oficial?

R - Hay restos cuyo ADN no ha podido ser cotejado con ninguna referencia. Algunas familias nunca sometieron una muestra, quizás por cuestiones culturales. O quizás tiene razón, quizás hay alguien que no está en la lista de víctimas. Podría ser un inmigrante ilegal en un restaurante o un sin techo que estaba en el lugar y murió. No sabemos.

P- ¿Por cuánto tiempo seguirán con el proceso de identificación?

R - No sabemos, es una decisión políica, no nuestra. Si la ciudad quiere continuar con este trabajo, continuaremos. Pero la mayoría de los nuevos resultados son partes de cuerpos que ya han sido identificados.

P - ¿Qué aprendió de la tragedia del 11 de septiembre y el proceso de identificación lanzado en aquel momento?

R - Estaba aquí, he estado aquí desde 1995. Una de las diferencias entre este trabajo y nuestro otro trabajo criminalístico es la implicación con las familias. Fue tan agotador, tan loco y tan traumático estar en la ciudad. El resultado fue unas líneas directrices para respuestas ante desastres todavía en marcha porque el World Trade Center fue un desastre único.

P - ¿Ha experimentado estrés postraumático?

R - No lo sé. Estaba muy ocupada trabajando. En aquel momento todo el mundo en la ciudad quería ayudar, era una atmósfera muy interesante. Estábamos haciendo algo. Quizás eso fue un poco como una terapia porque estaba en una posición en la que podía ayudar. Estaba en el laboratorio, no estaba expuesta a los cadáveres o los trozos de cuerpos. Creo que para la gente en el lugar y en la sala de autopsias fue muy duro. Yo pasé dos noches y dije 'no puedo hacer esto'. Me necesitaban más en el laboratorio. Estoy feliz de no haberlo hecho porque habría creado imágenes. Todavía tengo algunas en mi cabeza, pero no tantas.

Publicidad

Publicidad