Publicidad

No hay que cantar victoria todavía

Consideran a Obama musulmán

Un sondeo en Mississippi y Alabama reveló que la mayoría en ambos estados considera que Barack Obama es musulmán y no cristiano.

- Getty Images

Por John Gutierrez, analista político para Univision, WXTV 41.

 

Estas últimas semanas han sido muy buenas para los operadores políticos de la Casa Blanca.  ¿Por qué?  Las buenas noticias en el campo político y económico han convertido al Presidente Barack Obama en un candidato mucho más fuerte que hace solo unos meses atrás. 

Entre los acontecimientos positivos para la campaña del Presidente Obama está la aparentemente interminable y destructiva interna del partido republicano; el aumento en el número de empleos en el país; y los debates en torno al uso de anticonceptivos, cosa que ha enfurecido a millares de mujeres y que podría resultar en una mayor presencia femenina en las urnas en noviembre. 

Tanto parece que el Presidente Obama será reelegido que el conocido columnista conservador George Will declaró la semana pasada que los republicanos deberían de abandonar cualquier intención de tomar la Casa Blanca y, en vez,  concentrarse en aumentar su mayoría en la Cámara de Representantes o tomar control del Senado.

Con todo el respecto que se merece el Señor Will, no creo que los republicanos se deberían dar por vencidos todavía.  Sí, la interna republicana ha sido costosa y reñida.  Sí, la campaña del Gobernador Mitt Romney ha sido aburrida e incapaz de unir las distintas ramas del Partido Republicano.  Y sí, el Presidente Obama cuenta con un presupuesto para su reelección que supera los 135 millones de dólares, más del doble de lo recaudado por el Gobernador Romney.

Pero para finales del verano, los republicanos habrán decidido quien será su candidato.  Y pese las batallas de la interna, los republicanos de todos tipos están unidos en lograr una sola meta:  derrotar al Presidente Obama. Una reciente encuesta publicada por el Pew Charitable Trust demostró que el 90 por ciento de los votantes republicanos se oponen al Presidente Obama.  Para noviembre, las luchas entre ultra conservadores y moderados que hemos visto en los últimos meses se olvidarán, y todas las fuerzas del partido se unirán para ganarle al presidente.

Lo que es más, en los próximos siete meses pudiéramos ver cambios en la economía que perjudicarían a la reelección del presidente.  Solo dos presidentes en el siglo veinte (Franklin Roosevelt y Ronald Reagan) han sido reelegidos a pesar de cargar con una tasa de desempleo por encima de 7,2 por ciento.  La actual tasa de empleo se encuentra en 8,3 por ciento.  No se sabe si en unos meses la tasa de desempleo en el país estará por debajo de este número o si la situación del empleo empeorará.  Por otra parte, en muchos estados se está viendo un aumento en el costo de combustible que pudiera resultar en un aumento de precios de productos básicos como la leche y la carne.  Un aumento en precio de estos productos pudiera tener un efecto negativo para el Presidente Obama.  Y a finales del verano se librará una batalla feroz en la Corte Suprema en torno a la ley de reforma de salud del Presidente Obama.  Esta reforma, que ha sido la ley más polémica de la presidencia de Obama, pudiera desatar una avalancha de críticas y recriminaciones que pudieran descarrilar la campaña del mandatario estadounidense. 

 

Por mucho que parezca que la reelección del Presidente Obama esté ya decidida, la realidad es que hay mucho tiempo antes de que los votantes vayan a las urnas en noviembre.  En lo que se trata de elecciones presidenciales en este país, no se canta victoria en marzo. 

 

 

 

 

Publicidad

Publicidad