Dos participantes de "The Real Housewives of New Jersey acusados de evasión de impuestos

Teresa Giudice

Teresa Giudice, de 41 años, y su marido, Giuseppe Giudice, de 43 años, tendrán que comparecer ante la corte federal de Newark.

- Getty Images

Nueva York - Dos de los participantes del programa de televisión "The Real Housewives of New Jersey" fueron acusados de conspiración para fraude para obtener hipotecas  ilegalmente y otros préstamos y ocultar ingresos en su declaración de impuestos, informó la fiscalía federal de Nueva Jersey.

Los acusados, Teresa Giudice, de 41 años, y su marido, Giuseppe Giudice, de 43 años, tendrán que comparezcan mañana ante la corte federal de Newark por estos cargos.

"Los Guidice mintieron al tribunal de bancarrota, al Servicio de Impuestos (IRS) y a varios bancos", dijo en un comunicado el fiscal federal de Nueva Jersey, Paul Fishman.

Desde 2001 a de 2008, Giuseppe y Teresa Giudice presentaron a entidades prestamistas documentos y solicitudes de préstamos hipotecarios fraudulentos para poder obtener el crédito.

Según detalló la fiscalía, cuando en septiembre de 2001 Teresa Giudice solicitó un préstamo hipotecario de 121.500 dólares, mintió al afirmar que trabajaba como asistente ejecutiva y presentó falsos certificados de cobro de salarios.

Además, después de que la pareja presentara una solicitud de protección por bancarrota en 2009, los Giudice estaban obligados a presentar todos sus ingresos y, según la acusación, ocultaron algunos de ellos, como por ejemplo el ingreso real que Teresa Giudice recibió del programa de televisión "The Real Housewives of New Jersey" (que se emite en el canal de cable "Bravo") y de sus apariciones públicas.

La Fiscalía también señaló que desde 2004 a 2008 Giuseppe Giudice recibió 996.459 dólares que no presentó en su declaración de impuestos de esos años.

"Todos tenemos la obligación de decir la verdad cuando se trata de los tribunales, los impuestos y las solicitudes de préstamos o hipotecas", recordó Fishman.

Por el delito de conspiración por fraude electrónico, los acusados se enfrentan a una pena máxima de 20 años de prisión; por el de fraude bancario a un máximo de 30 años; por el fraude al Tribunal de Bancarrota un máximo de 5 años y por no declarar los impuestos a una pena de un año.