Nueva Jersey prohíbe terapias de "reorientación" para homosexuales

Matrimonios gays, un buen negocio

Si las parejas tuvieran mayor seguridad económica con uniones legales, la inversión aumentaría en la compra de vivienda. - EFE

NUEVA JERSEY- El gobernador de Nueva Jersey, el republicano Chris Christie, firmó una ley que prohíbe las terapias de "reorientación" a jóvenes homosexuales, con lo que se convierte en el segundo estado del país después de California en vetar esos polémicos tratamientos.

Christie recordó al aprobar esta legislación que la Asociación Estadounidense de Psicología ha constatado que los esfuerzos por cambiar la orientación sexual de un menor pueden acarrear importantes riesgos para la salud, como depresión, abuso de drogas, exclusión social, baja autoestima o pensamientos suicidas.

"Creo que exponer a los niños a estos riesgos para la salud sin que haya una prueba clara de los beneficios que contrarresten esos serios riesgos es inapropiado", afirmó el gobernador, quien en todo caso reconoce que le preocupa que el Gobierno "limite las opciones de los padres para el cuidado y tratamiento de sus propios hijos".

Riesgos de estas prácticas

El gobernador republicano asegura que estudió la ley, aprobada por las dos cámaras de la legislatura por mayoría en junio pasado, "con esas preocupaciones en mente", pero finalmente prefirió decidirse sobre la base de las opiniones de expertos que han estudiado los riesgos de estas prácticas.

Christie ha expresado su oposición a este tipo de terapias en el pasado y, según un comunicado de su oficina de prensa, ese rechazo es "consistente" con su creencia de que la homosexualidad no es un pecado, pese a lo que dice la Iglesia Católica.

"Entiendo lo que mi Iglesia dice, pero personalmente no veo a una persona homosexual como un pecador", dijo el gobernador en una entrevista con CNN en 2011, pese a lo cual en febrero de 2012 vetó la ley para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo que habían aprobado ambas cámaras legislativas.

Las terapias de reorientación o conversión sexual buscan cambiar la orientación sexual de los homosexuales o bisexuales para que sean heterosexuales mediante tratamientos como 'electroshocks' o medicamentos que inducen el vómito mientras se visualizan estímulos homoeróticos.

Ese tipo de terapias fueron prohibidas por primera vez en el estado de California, pero una demanda que alega su inconstitucionalidad llevó a un tribunal de apelaciones a bloquear esa normativa en diciembre de 2012, un mes antes de que tuviera que entrar en vigor