Publicidad

seguro de vida

Razones, tipo de cobertura y consejos

A pesar del nombre, el seguro de vida tiene más que ver con la muerte que con la vida. Uno de los propósitos más grandes es proporcionar seguridad económica a tu familia cuando faltes. Por otro lado, si estás interesado en la planificación sucesoria, un seguro de vida también te puede ayudar a conseguir tus metas.

Escríbele a Elena Alejandro a: elenaalejandro@fnicnj.com

O llámala al: 201-836-2460 ext. 7120

Aunque muchos expertos creen que la gente soltera o las personas que no tienen dependientes no necesitan un seguro de vida, hay que recordar que este recurso financiero puede ayudar a cubrir costos funerarios. No obstante, la necesidad de contratarlo y la cobertura dependen de las circunstancias personales y financieras de cada uno.

Es recomendable seriamente considerar un seguro de vida si:

  • Tienes un cónyugue – Si no trabaja, tu muerte afectará su habilidad de pagar los gastos cotidianos, ya que ir a trabajar por primera vez o después de pasar mucho tiempo implica un sueldo que paga menos y un estilo de vida mas sacrificado.
  • Tienes hijos que son dependientes – La falta de tus ingresos puede obligar a tu cónyugue a dejar el hogar y no poder ofrecerle a los hijos un nivel de educación que de otra manera podrían tener.
  • Tienes padres que están envejeciendo o un familiar incapacitado – Si dependen de ti para mantenerse, es necesario contratar un seguro de vida.
  • Tienes una hipoteca sobre tu casa – El monto de beneficio puede ayudarle a tu cónyugue a pagar parte del balance, reduciendo la carga económica después de tu muerte.

La cantidad de cobertura depende de varios factores. Lógicamente, cuánto más grande sea la necesidad, mayor cobertura te hace falta. Para averiguar qué es lo más adecuado para ti, es recomendable consultar con un profesional.

Cuando empieces a averiguar acerca de los distintos tipos de seguro de vida, recuerda que las pólizas son variaciones de una de las dos categorías de cobertura:

  • Seguros temporales (Term-Life Insurance)
  • Seguros Permanentes (Whole-Life, Cash-Value Insurance).

El seguro de vida temporal es el más simple y el menos costoso, por lo menos inicialmente. Provee protección durante un periodo fijo y se puede renovar. La póliza le paga a los beneficiarios si falleces durante la vigencia de la póliza. Las primas son más bajas cuando eres joven y van aumentando a medida que envejeces al momento de la renovación.

Con este tipo de seguro, es importante revisar la póliza por si hay restricciones de renovación por edad u otro tipo.

En cambio, el seguro de vida permanente combina dos elementos: protección y acumulación de ahorros o inversión. Estos seguros suelen tener vigencia hasta que cumplas 100 años y están diseñados asumiendo que la necesidad de un seguro de vida se mantiene por tiempo indefinido.

Las primas permanecen fijas y con el tiempo, la póliza generalmente acumula ahorros con impuestos diferidos. Muchas compañías pagan dividendos y estos ahorros se pueden usar para pagar las primas del seguro.

Si tienes necesidad de efectivo, podrás pedir prestado todo o parte del valor en efectivo acumulado. Eso sí, tendrás que pagar intereses pero generalmente son menores a los intereses del mercado. Con un seguro de vida variable, que es un tipo de seguro permanente, tienes la opción de invertir en acciones, bonos y fondos mutuos.

Requisitos

A la hora de solicitar un seguro de vida, generalmente serás examinado por un médico elegido por la compañía de seguro. Si eres fumador, pagarás más por el seguro de vida. También se les cobra más a quienes tienen exceso de peso.

Hay compañías que le cobran menos a las mujeres ya que su expectativa de vida es mayor, aunque otras aplican las mismas tarifas tanto para hombres como para mujeres. Otros factores que influyen la prima son: la edad, salud, tipo de empleo, pasatiempos, costumbres y el historial crediticio.

Cómo elegir la mejor

Antes de comprar, cotiza y compara precios y cobertura. Hoy en día, cualquier asesor debe tener los recursos necesarios para poder mostrarle a un cliente una comparación de varias compañías ofreciendo pólizas similares.

Toma nota que no sólo hay que mirar la prima sino tambien el valor en efectivo, indemnización por fallecimiento, honorarios y aún más importante, la solvencia económica de la compañía aseguradora.

Hay varias empresas que califican a las compañías de seguro. Una de las más reconocidas es Standard & Poor´s. Por último, recuerda leer la póliza cuidadosamente y obtener respuestas a cualquier pregunta que puedas tener.

Publicidad

Publicidad