La normalidad vuelve a Nueva York tras el paso del huracán Irene; ya hay trenes y vuelos

Nueva York resume el transporte público

Nueva York resume el transporte público

Nueva York resume el transporte público

Aunque limitado y con retrasos, las autoridades de Nueva York y Nueva Jersey han restau...

Aunque limitado y con retrasos, las autoridades de Nueva York y Nueva Jersey han restau...

00:28
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

Acabas de ver...

You just watched...

New York New York

Nueva York resume el transporte público

Nueva York resume el transporte público

Mostrar nuevamente
Replay
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist

Share

Compartir

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

3
Pausar auto-play Pause auto-play
Siguiente
Up Next
Aunque limitado y con retrasos, las autoridades de Nueva York y Nueva Jersey han restaurado el transporte público suspendido por Irene.
08/29/11 | 00:28
Univision

NUEVA YORK - Nueva York reabrió el lunes su extensa red de metro después de dos días de cierre a causa del paso del huracán Irene por esta ciudad, donde convertido en tormenta tropical se cobró la vida de dos personas y provocó numerosas inundaciones.

FOTOS: Nueva York reanudó el transporte público

"Con muy limitadas excepciones, el servicio se ha reanudado en todas las líneas del suburbano", detalló la Autoridad Metropolitana del Transporte (MTA) que advirtió de que los trenes llegarán con menos frecuencia, por lo que los neoyorquinos deben prever "esperas más largas y vagones más concurridos".

El vórtice de Irene pasó por Central Park a media mañana del domingo, con vientos de 105 kilómetros por hora (65 mph), pero el daño a la ciudad de Nueva York fue menor al temido. Una orden de evacuación para los barrios de la ciudad de baja altitud se levantó la tarde del domingo. Para la noche, el servicio limitado de autobús había sido reanudado.

Los trenes del metro neoyorquino comenzaron a operar a las 6 a.m. (10:00 GMT) de este lunes, después de que el sábado a mediodía se interrumpiera por completo todo el servicio del suburbano, los autobuses y los ferrocarriles de la ciudad como medida preventiva ante la llegada del huracán, una decisión sin precedentes en la Gran Manzana.

Pese a que el servicio de la red de metro de Nueva York el lunes era más limitado que cualquier otro día, los neoyorquinos acudieron a sus puestos de trabajo con relativa normalidad, ya que desde el domingo se reinició el servicio de algunas rutas de autobús en la isla de Manhattan y en los barrios de El Bronx, Queens y Brooklyn.

Este lunes todas las líneas de autobús de la Gran Manzana volvían a su funcionamiento, aunque la MTA advirtió de que algunas de ellas podrían cambiar de ruta debido a las malas condiciones de algunas carreteras, donde los árboles caídos y las inundaciones impiden el paso a los vehículos.

Los ferrocarriles a Staten Island y Long Island reanudaron parcialmente sus servicios, pero el sistema Metro-North no pudo reiniciar las operaciones de ninguna de sus tres líneas, ya que todavía hay daños significativos en esa red por las inundaciones, detalló la MTA.

Los neoyorquinos recuperaron así este lunes gran parte de su amplia red de transporte público, que utilizan a diario una media de 11 millones de personas, principalmente la red de metro, inaugurada en 1868 y que en la actualidad cuenta con 24 líneas y más de 400 estaciones, por las que se movilizan cada día unos 5 millones de neoyorquinos.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, y el MTA habían anunciado el domingo que el tren subterráneo se reabriría a tiempo la mañana del lunes para atender a los millones de usuarios en la hora de más demanda. Advirtieron que el servicio podría ser menos frecuente de lo normal y que los usuarios podrían toparse con trenes apiñados.

La decisión de la MTA el sábado de detener todos los trenes subterráneos, autobuses y trenes suburbanos en preparación para la tormenta -que entonces era huracán- amenazaba con interrumpir el inicio de la semana laboral en la zona metropolitana más poblada de la nación. Fue la primera vez que el sistema era cerrado por un desastre natural.

También se esperaba que el sistema de trenes PATH que salen y entran al vecino estado de Nueva Jersey operaran en horario normal. Greg Kurilli, un electricista que trabaja en el bajo Manhattan, llegó a tiempo a la estación del Centro de Comercio Mundial desde Jersey City.

Los usuarios que buscaban formas de llegar a su trabajo antes de que el tren subterráneo reabriera buscaban formas alternativas de transportarse.

Reabrieron los aeropuertos

La normalidad también regresaba paulatinamente a las terminales aéreas que dan servicio a Nueva York, ya que desde las 6 a.m. los aeropuertos internacionales de John F. Kennedy y Newark comenzaron a aceptar vuelos de llegadas, mientras que las salidas se reanudaron a partir de mediodía, según informó la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey.

Las autoridades aeroportuarias, sin embargo, precisaron que en virtud de la complejidad de las operaciones de reapertura, "los pasajeros fueron aconsejados a contactar a sus compañías aéreas antes de venir al aeropuerto, para informarse sobre eventuales retrasos o cancelaciones" de sus vuelos.
Más de 10 mil vuelos fueron anulados este fin de semana debido al pasaje de Irene sobre la costa este de Estados Unidos.

El paradero de Irene

Degradado a tormenta tropical, el huracán Irene dejó a su paso por el estado de Nueva York dos víctimas mortales, importantes inundaciones en diferentes puntos de la Gran Manzana y de Long Island, que se llevó la peor parte de la tormenta tropical, y el corte de electricidad de casi un millón de personas.

La tormenta tropical Irene provocó daños limitados en Nueva York, dejando inundaciones y árboles dañados. Irene perdió el domingo sus características tropicales en la frontera entre Estados Unidos y Canadá.