Publicidad

Arranca la feria del libro de Estados Unidos con fuerte acento español

Libro

Este año, México acude como país invitado de honor a la BookExpo, que se celebra desde 1947 y que se ha convertido en la segunda feria internacional más importante del sector editorial después de Fráncfort.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Nueva York- La BookExpo, la feria del libro de Estados Unidos, abrió hoy sus puertas con la presencia destacada de México y España, que aportan un fuerte acento español a la mayor cita de la industria editorial de este país con la que pretenden posicionarse en el creciente mercado de habla hispana.

Más de 50 editoriales mexicanas y 16 españolas se congregarán hasta el próximo sábado en el centro de convenciones Jacob K.Javits de Manhattan para fortalecer la oferta editorial y estrechar lazos con la industria del libro estadounidense.

Este año, México acude como país invitado de honor a la BookExpo, que se celebra desde 1947 y que se ha convertido en la segunda feria internacional más importante del sector editorial después de Fráncfort.

Esta es una "magnifica oportunidad para mostrar a México y su diversidad cultural", destacó a Efe el presidente mexicano del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Rafael Tovar y de Teresa.

"Es una espléndida entrada para el libro en español en Estados Unidos. Hay 50 millones de hispanohablantes y la palabra escrita es fundamental para la consolidación de la difusión de la lengua y la cultura mexicana e hispanoamericana en general", añadió.

Con el objetivo de presentar sus novedades, debatir las nuevas tendencias del sector y negociar derechos de edición, más de 30 escritores, creadores y editores acompañan en esta cita a México, como por ejemplo Carmen Boullosa, Alma Guillermoprieto, Enrique Krauze y Juan Villoro.

"Esta feria es un reto. Con ella tenemos que romper los prejuicios que Estados Unidos tiene hacia la literatura de otros idiomas. Ellos creen que no nos necesitan y nuestra obligación es tratar de hacernos necesarios", dijo a Efe Villoro, escritor y Villoro.

Según destacó el autor de novelas como "El Testigo" (Premio Herralde 2004), la traducción es el gran tema pendiente en Estados Unidos, ya que menos del 3 por ciento de los libros que se publican en este país están traducidos.

"Lo que ocupan las traducciones es una gota en el océano y dentro de esa gota, las traducciones al español son una bacteria. Pero a veces las bacterias dan mucho que hablar", resaltó.

En este sentido, subrayó la necesidad de "tender puentes" para romper con estos obstáculos, como en su día hizo el novelista chileno Roberto Bolaño, un referente en la distribución, traducción y éxito de ventas a nivel internacional, dijo.

Para conseguirlo, el pabellón de México expondrá unos 2.000 libros y destinará el 70 por ciento de su superficie a la atención de negocios y a la compraventa de derechos.

Otra de las presencias destacadas en la feria es la de España, que acude a este certamen con 16 empresas editoriales, como Grupo Anaya, Acantilado, Grupo SM, Combel, Océano y Nova Galicia Edicions.

En el pabellón español, los grandes protagonistas de este año son la lectura infantil y el libro en papel, pues pese a que la revolución que está experimentando el mercado del libro, el papel sigue imponiéndose a lo digital en la industria editorial española.

Además, los editores coincidieron en señalar que la distribución de libros de texto en el ámbito educativo se ha convertido en su principal nicho de mercado a nivel internacional.

Según señaló Isabel Mercedes, miembro del departamento internacional de Edelvives, pese a que el mercado de habla hispana es potencialmente importante, las cifras de lectura no se traducen de la misma manera porque no toda la comunidad hispana consume literatura, por lo que el ámbito educativo es el principal foco de demanda.

"Estados Unidos es cada día un mercado más importante para las editoriales españolas. Nuestro presente y futuro es el mercado estadounidense y latinoamericano", comentó.

Por su parte, el director de Kalandraka, Xosé Ballesteros, señaló que "el haber hecho camino en otros lugares del mundo nos ha permitido amortiguar el golpe que atraviesa España en este momento", e insistió que "el mercado latinoamericano nos ha compensado enormemente".

Según datos de la Federación de Gremios de Editores de España, Estados Unidos, se ha convertido en uno de los mercados más relevantes para el libro español, pues las exportaciones a este país alcanzaron los 8,4 millones de euros en 2011, con 1,53 millones de ejemplares vendidos.

La feria, que congregará en los próximos días a más de 500 autores y 1.300 expositores de más de 30 países diferentes, también busca promocionar la cultura, por lo que México realizará varias actividades paralelas como charlas y exposiciones como "Retratos de México", de Manuel Álvarez Bravo.

Publicidad

Publicidad